Como pasa en los humanos, en nuestros perros hay señales que nos indican que pueden estar enfermos, desde un simple enfriamiento a enfermedades graves que necesitarán que lo llevemos rápidamente al veterinario.

Algunos aspectos importantes a los que debemos prestar atención son a la pérdida de peso, pérdida de apetito, los cambios de actitud o la pérdida de oído.

Tener un perro requiere mucha responsabilidad ya que debemos tratarlos como niños pequeños, debido a que no pueden expresar sus sensaciones, por eso hay que estar muy pendientes a su comportamiento.

Los especialistas recuerdan que es importante llevar a nuestros perros una vez al año al veterinario, Para la vacunación antirrábica y comprobar si los patrones de desparasitación son correctos y lo más importante, hacer una revisión general. Esto nos permitirá alargar la esperanza de vida de nuestra mascota.

Hay algunas enfermedades que se pueden dar a cualquier edad como son los virus gastrointestinales o constipados, en la mayoría de las ocasiones no tienen mucha importancia pero si duran más de tres días deberíamos llevar a nuestra mascota al veterinario.

En todos estos casos lo verdaderamente importante es saber cómo actuar.

A continuación vamos a enumerar algunos síntomas.

1.Trufa o nariz seca.

Puede ser indicativo de fiebre, es el indicativo que nos puede informar que nuestro perro estar resfriado, aunque que también hay otros como el decaimiento y la pérdida de apetito. Cabe destacar que la trufa de un perro sano seria húmeda, lisa, brillante, sin secreciones y sin agrietamiento.

2.Tos y tos crónica.

Igual que la trufa seca, la tos es señal de catarro. Lo mismo pasa con los mocos  y secreción de estos.

Pero no es lo mismo si la tos es crónica. En ese caso el problema puede ser mayor. Entre otros problemas esto puede deberse a un colapso de la tráquea o puede ser un indicativo de una cardiopatía.

3.Demasiada sed y orina.

Estos indicadores en abundancia pueden indicarnos que el perro ha desarrollado diabetes. Y se detecta fácilmente. Ya que llama muchísimo la atención la frecuencia con la que bebe y orina nuestro perro.

 4.Mal pelaje.

El aspecto del pelo del perro tiene que ser tupido, brillante, sin caspa y sin alopecias. Si estos indicativos no son así, deberíamos ponernos a alerta.

5.Falta de ánimo.

El estado anímico de un perro dice muchas cosas, o más bien lo dice todo. Si el ánimo decae es que algo raro está pasando en el cuerpo de nuestra mascota. Puede ser una enfermedad sin importancia o puede ser algo más grave, por eso se recomienda que a la mínima alteración debemos ir al veterinario.

6.Actividad excesiva.

Tanto el exceso como la poca actividad son malos indicativos, en este caso nos vamos centrar en el exceso de actividad, este comportamiento en los perros veteranos nos pueden dar un indicativo de que el perro puede sufrir Alzheimer o que esta atravesando un momento de ansiedad.

7.Respiración rara.

Normalmente los dueños aunque no sepan decirlo saben cómo respiran sus perros por eso es muy fácil detectar cuando a una respiración es anómala.

Cuando hablamos de respiración rara no referimos a una respiración con una frecuencia por encima o por debajo de lo normal. Y esto depende también del peso del perro, los perros de mayor peso tienen una respiración más lenta que los perros de menor peso.

8.Vómitos y diarrea.

Lo normal es que los vómitos y la diarrea sean por una gastroenteritis pero no necesariamente tiene que ser por ese motivo. Otros de las enfermedades que pueden indicar estos síntomas son la alteración de la flora intestinal o una simple intoxicación.

9.Andares raros.

¿A que nos referimos con andares raros? Nos referimos a los andares que suelen mostrar una anormalidad o alguna modificación con respecto a la forma principal. Y pueden ser indicativos de varios problemas.

Los más habituales se dan en perros jóvenes después de un traumatismo pero cuando se dan en los perros mayores pueden ser indicativos de otros problemas como la osteoporosis, artrosis, artritis o displasia.

10.Ojos blanquecinos.

El color blanquecino en todo el ojo puede indicar un problema en la córnea mientras que el color blanco sólo de la pupila indica la presencia de cataratas.

Si abre o cierra mucho los ojos puede ser debido a la conjuntivitis que se puede detectar también por el aumento de lagrimeo.

11.Secreciones de oídos o mal olor.

Los dolores de oídos son bastante molestos y el perro lo demuestra sacudiéndose mucho la oreja. Si hay secreciones de en el oído o incluso mal olor es porque puede haber una infección, en estos dos casos deberíamos llevarlo al veterinario

12.Exceso de la salivación

Hay  algunos perros para los que no sirve este síntoma ya que salivan mucho de manera natural como el mastín y el bóxer. En otras razas, la salivación excesiva puede indicar problemas como Heridas, quemaduras e infecciones.