Como parte principal del artículo nos gustaría dejar muy claro que es lo que no hay que hacer durante el adiestramiento, ya que si cometemos el fallo de adiestrar mal a nuestra mascota, nos costará el doble volver a adiestrarlo correctamente. Vamos a ver lo errores que nunca debemos cometer:

  • Nunca grites o pegues a tu perro. El castigo físico o psicológico no es efectivo, está más que demostrado, además es una crueldad.
  •  La paciencia es la madre de todas las ciencias y el adiestramiento de un perro conlleva tiempo, deberás tener mucha paciencia.
  • No utilices collares de ahogo o tortura, es una crueldad innecesaria. Existen mil formas efectivas de adiestrar un perro y ninguna de ellas se realiza mediante castigos o torturas.
  • Nunca utilices diferentes formas para dirigirte a él, llámale siempre por su nombre y después dale la orden.

El adiestramiento de nuestro perro debemos realizarlo de forma constante, es decir, realizar un trabajo de adiestramiento unas tres o cuatro veces por semana, de forma continua y constante. Debemos comenzar las sesiones después de haber realizado un largo paseo con nuestro perro, es fundamente que se haya desahogado, que haya corrido, jugado y hecho sus necesidades antes de comenzar cualquier sesión de entrenamiento. También es importante que las sesiones se den con un clima adecuado.

Para realizar las sesiones de entrenamiento debemos elegir un lugar donde no haya muchas personas y que tampoco haya perros ya que esto podría mermar su concentración.

Cuando consigamos que nuestro perro haga bien un ejercicio lo felicitaremos y le daremos un premio, así conseguiremos un estímulo respuesta.

Cuando nuestro perro haga mal el ejercicio, simplemente volveremos a la postura inicial y comenzaremos el ejercicio de nuevo.

Siempre que nuestro perro aprenda algún concepto con una palabra clave, estará prohibido cambiarla, ya que esto significaría desaprender. Es importante saber que siempre es mucho mejor empezar a adiestrar a nuestro perro desde cachorro, cuando son cachorros los perro tienen muchas más capacidad de aprendizaje y además se fortalecerá aún más el vínculo entre el dueño y la mascota.

Una vez que el perro esté adiestrado, la relación de la vida cotidiana mejorará muchísimo ya que el perro entenderá en todo momento las órdenes. También mejorará la vida de las personas que vivan contigo.  Prácticamente se convertirá en un hijo más.

Podremos soltarlo en el parque sin cadena, sin tener que preocuparnos de que pueda causar problemas.

Como conclusión la mejor opción, si queremos tener un perro educado y que nos cause dolores de cabeza lo mejor es adiestrarlo.