Uno de los aspectos más gratificantes de vivir con un perro es observar cómo se divierte jugando, ya sea con nosotros o con algún juguete. Pero de esto es de lo que venimos a hablar, ¿Son todos los juguetes aptos para nuestros perros? ¿Algunos de ellos pueden resultar peligrosos?

Por estas razones desde arkam queremos ayudarte a reconocer los juguetes que pueden resultar peligroso para nuestros perros y con esto ahorraros disgustos, que puedan poner en peligro la vida de nuestras mascotas.

¿Por qué es importante elegir juguetes específicos para perros?

Un aspecto importante que muchos dueños pasan por alto es que no todos los juguetes son aptos para perros, con frecuencia cogemos pelotas o trapos y jugamos con ellos con nuestro perro pero algunos de estos objetos pueden resultar potencialmente peligrosos.

Al igual que se deben comprar juguetes específicos y acordes a la edad de los niños, con los perros ocurre igual. Debemos asegurarnos de ofrecer juguetes para perros y apropiados para su edad y raza.

Los juguetes específicos para perros deben ser resistentes y duraderos, con el fin de que por mucho que nuestro perro los muerda no se rompan ni se deformen y no suelten materiales que puedan intoxicar o ahogar.

A pesar de que la resistencia debe ser la cualidad básica que tiene que tener un juguete para ser válido, debemos prestar mucha atención a la información que viene en la etiqueta.

-Prestan atención a la edad recomendada. Un juguete para cachorros puede ser peligroso para adultos y viceversa.

-Comprueba los materiales. Evita materiales demasiados pintados, puestos que esta pintura tiende a desprenderse y acabaran en el estómago de nuestro perro.

-Asegúrate de que el producto es adecuado para mascotas, no es lo mismo un juguete para gatos que para perros.

Un aspecto a tener en cuenta es que el juguete sea de mayor tamaño que la boca de tu perro, así evitarás que se lo trague.

Juguetes nos recomendados y peligrosos.

A continuación llevaremos a cabo una descripción y enumeración de los objetos que no se deben utilizar como juguetes para perros. Si por cualquier circunstancia tu perro ingiere o se atraganta con alguna de estos juguetes, debes visitar al veterinario de inmediato.

Palos y piedras

Los palos y las piedras dañan los dientes y las encias de los perros cuando intentan cogerlas al vuelo, llegando incluso a la rotura de estos.

Los palos también achatan los dientes y sueltan astillas que los perros pueden tragar y provocar problemas intestinales.

Muñecos y peluches

El relleno de los peluches, muchas veces hecho de bolitas de porexpan, es tóxico para perros. Del mismo modo, que el desprendimiento de algunas partes de los muñecos pueden causar intoxicación o atragantamiento.

Pelotas de tenis y de golf

Continuamente cuando vamos a los parques a pasear a nuestro perro no encontramos a otros dueños jugando con sus mascotas con pelotas de tenis y de golf que son perjudiciales para nuestros perro y casi nadie lo sabe. En su composición se encuentra la fibra de vidrio que degasta sus dientes como si de una lija se tratara. Siempre que nos referimos a la utilización de estos objetos,  es a un uso diario, si no lo utilizamos  frecuentemente no es peligroso.

Juguetes de cuerda

Este tipo de producto o utensilio suelen ser beneficiosos para los perros, sin embargo debemos tener cuidado con las hebras que se desechan de las cuerdas y que nuestro perro puede tragar. Este tipo de fibra suele ser expulsada en las heces pero puede ocurrir que queden atascada y a tu perro le cueste defecar.

Juguetes pequeños

Hay que tener en cuenta el tamaño de tu perro a la hora de comprarle un juguete, con la finalidad de que no le entre en la boca, si le entra completo en la boca, corremos el peligro de asfixia.

Huesos de carnaza

Los huesos de carnaza son también útiles para la higiene bucal de tu perro pero debemos vigilar que no tengan secciones puntiagudas o que se puedan clavar con facilidad.

Ahora ya sabéis que no todos los utensilios son aconsejable para nuestros perros y que pueden que los sometan a unos peligros innecesarios. No te la juegues.