La llegada del buen tiempo supone para muchos propietarios de mascotas dos problemas importantes: la aparición de pulgas y la caída del pelo.

Cuando llega el buen tiempo los perros pierden parte de su pelaje más espeso para poder regular mejor su temperatura y estar más frescos. Para nuestra desesperación vamos viendo como sueltan mechones por toda la casa siendo casi imposible mantener nuestro espacio de convivencia limpio.

Contra esto, además de tener paciencia la única solución en estos casos es bañarlos y cepillarlos con más frecuencia para quitarles el pelo que se ha desprendido y ha quedado atrapado entre su pelo.

¿Cómo los cepillo?

La mejor opción es cepillarlo a diario con un cepillo suave, que no les arañe o irrite la piel, además es importante no levantar la caspa. Con este tipo de cepillo no irritaremos la piel del perro, pero sería recomendable que una vez a la semana utilizáramos un cepillo escarpidor para quitar todos los pelos suelos y aquellos que están débiles.

Los cepillos escarpidores son muy efectivos, pero hay que evitar su uso diario ya que puede causar calvas al animal.

¿Debido a que hay perros que no mudan el pelo?

Aunque la mayor parte de los perros lo hacen, se están dando casos de animales que han dejado de mudar el pelo.  Esto ocurre sobre todo con los perros que pasan mucho tiempo en casa con la calefacción o el aire acondicionado.

Al estar a una temperatura constante durante todo el año, el perro puede dejar de percibir los cambios estacionales y como consecuencia dejar de mudar el pelo.

Un aspecto importante a tener en cuenta es que la perdida de pelo fuera de la época es un síntoma de enfermedad y deberíamos consultarlo con el veterinario.

Otro de los aspectos que puede ocasionar la caída del pelo en mascotas es el estrés, los miedos y las fobias de tu perro pueden provocar un estado permanente de estrés que afecte a la piel y a los folículos pilosos de tu perro.

El embarazo de algunas hembras también puede provocar la caída del pelo, Aunque no es frecuente, es otro de las causas fisiológicas dela caída que tiene que ver con procesos hormonales.

La alimentación es fundamental. Una dieta de poca calidad puede provocar a la larga un sinfín de complicaciones. Tu perro necesita unos nutrientes que si no los obtiene a través de la comida puede ocasionar que nuestro perro tenga un pelo de poca calidad y la posterior caída.

Las vitaminas adicionales o el aceite de salmón son unos alimentos que pueden mejorar mucho la calidad del pelo y su caída.

Son una fuentes indispensables de ácidos grasos Omega 3,6,9, que ayudan a mantener un pelaje suave y brillante, así como reforzar su sistema inmunológico o elevar su estado de ánimo.

La cantidad a administrar depende del tamaño y la etapa de su vida en la que esté.