¿Alguna vez te has mostrado reacio o has rechazado la idea de entrenar a tu perro formalmente para que aprenda a obedecer?

A continuación hablaremos de los beneficios que tiene el entrenamiento en nuestras mascotas

Ese sentimiento que tienes hacia nuestro compañero de cuatro patas, no puede interferir con la responsabilidad que tenemos como dueños. De hecho, emplear el entrenamiento de la obediencia, puede convertirse en un factor crítico cuando se trata de cultivar una relación entre humanos y animales.

En un sentido práctico, cuando los perros son entrenados para que obedezcan, tienen una vida llena de bienestar, además de una buena convivencia con sus humanos, ya que si al principio con el duro entrenamiento puede que aparezcan diferencias entre mascota y amo con el paso del tiempo, esto fortalecerá la relación ya que mejorará la compenetración y el entendimiento entre ellos.

El entrenamiento en la obediencia también mejorará las capacidades cognitivas y si se trata de un trabajo más físico, mejorará el tono muscular y cardiovascular de nuestro perro.

Cuando tienes un perro entrenado y educado, este es un tipo de perro con el que no tendrás ningún tipo de problema en espacios públicos, evitando así pasar mucho tiempo solo en casa.

Mejorará la vida de nuestras mascotas.

La vida de nuestras mascotas mejorará debido a muchos aspectos, ya que un perro adiestrado cuando recibamos visita en casa no será molesto para los invitados y no lo tendremos que encerrar en una habitación, podremos soltarlo en parques sin la preocupación de que sea un peligro para otros perros y se podrá relacionar con otras mascotas de manera sana y saludable.

Los dueños en lugar de enfrentar el entrenamiento como una serie de rituales sin sentido, debemos pensar en él como una herramienta para que puedas ayudar a tu perro a enfrentar un mundo real.

Un entrenamiento ideal puede ser positivo y divertido

Si enfocamos el entrenamiento de una manera positiva y divertida puede que esto te pueda hacer disfrutar del proceso. Es importante que, para enseñarle cualquier movimiento o comportamiento nuevo a nuestro perro, cada vez lo que lo logremos lo recompensemos con un premio.

Para aquellos dueños de perro que están menos orientados, es muy probable que consentirlos o acariciarlos no sea suficiente, sobre todo cuando el perro está excitado y muy probablemente prefiera una galleta a que tú lo acaricies.

Clases para ser obediente

Si no tienes experiencia en el entrenamiento de tu perro, o eres dueño novato, debes considerar inscribir a tu perro en una clase formal. Una evolución interesante se produce a menudo cuando varios y diferentes tipos de dueño se reúnen en las clases de formación para sus perros. Acudir a este tipo de clases te ayudará a saber aspectos que normalmente las personas que no tienen experiencia en el adiestramiento no saben cómo que tu expresión facial o tu postura del cuerpo, pueden afectar al rendimiento.

Un instructor experimentado puede ayudarte a guiarte en el cómo y el cuándo darle recompensa a tu perro, cuando él te escucha y obedece. Además de enseñarte cómo actuar cuando tu mascota no responda a tus instrucciones.

En definitiva, debes saber que el adiestramiento para nuestros perros le beneficia tanto a ellos como a nosotros.