Tu fiel amigo de cuatro patas, ese compañero de vida que comparte contigo cada momento también se merece ir de vacaciones a la playa. Un descanso merecido y compartido.

Son parte de tu familia, viven contigo, te hacen compañía y saben estar siempre cerca de ti. Tus fieles amigos de cuatro patas están contigo en cada momento de tu vida. Y, ahora que llegan las vacaciones, no iba a ser menos. Por eso, si estás organizando una escapada junto al mar es muy importante que te cerciores de si hay playas para perros en ese lugar.

Para no tener ningún tipo de problema, incluso en las playas dedicadas a los perros se deben respetar las reglas básicas como recoger sus excrementos, llevar la tarjeta sanitaria con las vacunas en regla o llevarlos atados a una correa y/o bozal, según cuál sea tu destino. Además, no te olvides de llevar kits de higiene y los medicamentos que pueda necesitar.

 

Playas Pet Friendly en Europa

Saliendo de nuestras fronteras también existen numerosas playas para las mascotas. Italia, Francia, Portugal… son muchos los países comunitarios que permiten a los animales acompañar a sus dueños en sus viajes y vacaciones. Viajar sin fronteras sabiendo que tu pequeña mascota será bien recibida en playas extranjeras es siempre un alivio a la hora de planear un viaje.

Comenzamos por la bella Italia. En la Toscana, cerca de Piombino está la playa Pascià Glam Beach, un hermoso lugar, acogedor y limpio con aguas de un azul transparente en donde podrás disfrutar del mar con tu perro. Tu mascota podrá jugar libremente y campar a sus anchas sin ninguna restricción.

Si viajas por la costa de Croacia, asegúrate de pasar por Bi Dog Beach, en Fažana, donde los acompañantes de cuatro patas son bienvenidos. No es necesario que tu perro lleve correa, ya que es una de las pocas playas en el país dálmata que permite a las mascotas explorar sin obstáculos y bañarse sin restricciones. Casi es más una playa para perros que para ti, así que no esperes tumbonas, deportes acuáticos o actividades, ya que es una playa estrictamente diseñada para el descanso y la relajación.

Si a ti y a tu perro os apetece alejaros de todo mientras disfrutáis de un fácil acceso a las comodidades de la ciudad, Burrow Beach (en Dublín, Irlanda) puede ser la opción perfecta. Con un fácil acceso en autobús o en coche desde la capital irlandesa, los 1,2 kilómetros de playa de arena de Burrow son inmejorables para dar un paseo por el mar con tu mascota. Solo te bastará un simple vistazo para saber por qué fue galardonado con el Green Coast Award en 2018.

Hay cientos de playas para perros repartidas por Europa para disfrutar con tu mascota.

La playa de Noordwijk en los Países Bajos seguramente sea un placer para los sentidos. Las credenciales que demuestran que admiten mascotas pasan por la abundante oferta de comedores, cafés y restaurantes que dan la bienvenida a los perros, así como la guía local de las mejores rutas para pasear con perros en dicho área. Además, si vas en primavera, el entorno se transforma con la temporada de tulipanes dando un aspecto multicolor.

Si tu perro tiene energía para quemar, le encantará la oportunidad de estirar las patas a lo largo de los siete kilómetros de playa de La Touquet, en Francia. Esta playa permite que los perros deambulen sin correa, pero es más que una carrera sin obstáculos. A lo largo de la playa hay una serie de restaurantes que admiten mascotas, lo que lo convierte en el lugar perfecto para probar el paladar de su mascota con algo de la cocina tradicional francesa, como unos deliciosos mejillones fritos.

La playa Potami en la costa noreste de la isla de Samos, en Grecia, es una playa de guijarros que está rodeada por las aguas cristalinas del Mediterráneo y por acantilados espectaculares y densamente boscosos. Si holgazanear en la playa todo el día hace que tu perro se aburra, invítalo a caminar hasta la cercana cascada de Potami, un impresionante destino para lugareños y turistas.

En Portugal, por su parte, contamos con varios buenos ejemplos de playas para perros. Uno de ellos es la pequeña playa Do Portinho da Areia do Norte, en Peniche, de unos 80 metros de longitud y encajonada entre acantilados. Fue la primera playa para perros que se inauguró en el país vecino en 2016 y está formada fundamentalmente por arena, piedras y rocas. Si, además de viajar con tu mascota, te gustan los deportes acuáticos, entonces tu destino es la Playa de Cabedelo, en Viana do Castelo, un paraíso para los amantes del kite surf… y de los perros, que pueden pasear libremente en las zonas no vigiladas.