Los arneses con dos enganches y los trasportines en el maletero y en el suelo del vehículo son los sistemas de seguridad más recomendados por la DGT.

 ¿Cómo traslado a mi perro en el coche de forma segura?

La forma correcta de hacerlo genera alguna que otra duda: en la parte de atrás del coche, en el suelo del coche, en el maletero con un trasportín, etc. En diario As explicaremos cuál es la mejor forma de llevar a nuestra mascota en el coche para reducir riesgos en caso de accidente.

Cómo llevar a mi mascota en el coche

Los arneses con dos enganches y los trasportines en el maletero y en el suelo del vehículo son los sistemas de seguridad más recomendados por la DGT.

No existe una ley como tal que hable del transporte de mascotas, aunque el Artículo 18.1 del reglamento General de circulación establece que el conductor del coche debe “mantener su propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente a la conducción”. De todos modos, no hay una normativa específica para el transporte de mascotas, por lo que establecer una multa o no dependerá en gran parte de la interpretación policial.

Recomendaciones de la DGT

-Arnés con dos enganches: El arnés evita el desplazamiento hacia delante, por lo tanto, no se transmite ninguna carga al conductor. Para evitar que la mascota choque contra los asientos -con consecuencias que serían muy graves-, deberán tener un sistema de unión corto.
-Trasportín en el suelo del vehículo: Los trasportines pequeños encajan bien en el suelo. Como tienen poco espacio la enegía del impacto es absorbida pronto y apenas se deforma el habitáculo del animal que solo sufre lesiones leves.
-Trasportín en el maletero: Cuando el animal es más grande y el trasportín también, se puede colocar en el maletero en posición transversal a la dirección de la marcha. No se puede excluir la posibilidad de que los ocupantes de las plazas traseras sufran lesiones.
-Rejilla divisoria: Una rejilla colocada entre los pilares de la estructura del coche, separando la cabina del maletero, permite a la mascota moverse libremente sin molestar al conductor, pero en caso de colisión y según la posición del animal en ese momento, puede sufrir lesiones muy graves. Lo mejor es combinar el trasportín con la rejilla divisoria

Los sistemas no recomendados por la DGT son los arneses de un solo enganche, un transportín sujeto con el cinturón de seguridad y llevar al perro suelto. De acuerdo con la Guardia Civil, en caso de un accidente a una velocidad de 50 km/h, el peso del animal se multiplica por 25. Llevar el perro suelto puede acarrear una multa de entre 100 y 200 euros, y no llevarlo correctamente puede acarrear multas de hasta 500 euros.

FUENTE: El diario de sevilla.