En realidad, no existen reglas acerca de la frecuencia con la es necesario lavar a nuestro perro, sin embargo, es necesario tener una idea acerca de cuantas veces debemos  hacerlo, ya que la higiene es esencial para un buen estado anímico y de salud de nuestro perro. Pero también debemos saber que abusar del lavado puede ser bastante perjudicial tanto para el pelaje como para su piel.

Por ello una de las mejores opciones es alternar las sesiones de baño con agua, con otras de lavado en seco y cepillado, con la finalidad de mantener la higiene correcta sin dañar la piel ni el pelaje del perro.

Cómo bañar a mi perro.

  • Antes de iniciar el baño, debemos desenredar su pelo y eliminar los nudos, debido a que si este procedimiento lo hacemos después , los nudos se apelmazarán y serán más difíciles de retirar.
  • Comienza por la cara, siempre con un paño húmedo. Siempre es importante lavar bien las orejas, eliminando la piel muerta, la cera y la suciedad.
  • Siempre hay que evitar que no le entre agua en los oídos, si por alguna razón la zona de las orejas queda bastante húmeda, es importante secarlo, porque esta zona es muy sensible y si queda mojada se pueden crear infecciones.
  • A continuación aplicaremos el champú, esparciéndolo por secciones, en el caso de que tenga el pelo muy sucio se deberá proceder al aclarado y posteriormente aplicaremos una pequeña cantidad adicional de champú y repetiremos el mismo proceso. Es importante que el pelo finalmente quede sin restos de champú ya que esto podría crear dermatitis.
  • Por último es importante que no salgas con el perro al aire libre hasta que no esté seco por completo, para que el perro quede bien seco, podemos utilizar toallas o secadores especiales para perros.

 

Cómo bañar a mi perro con un champú en seco y sin agua.

La utilización de champú en seco no implica no bañar nunca a los perros con champú y agua, pero constituye una alternativa para aquellos perros a los que no les gusta el agua, ya que aunque lo tengas que bañar con agua de vez en cuando , podrás retrasar el tiempo entre baño y baño, alternando con el champú en seco.

Champú casero en seco.

Este champú artesanal es eficaz y no estropeará el pelo de nuestra mascota.

  • En un recipiente pondremos unas 4 cucharadas de harina de maicena
  • Añadiremos a continuación una cucharadita de polvo de talco.
  • Para eliminar el mal olor podemos añadir bicarbonato sódico.
  • Para aportar un aroma agradable podemos aplicar un poco de tomillo y romero.

Finalmente tendrás que dejar actuar unos 20 minutos y posteriormente retirarlo con un cepillo con filamentos blandos.

Como consejo final antes de aplicar el champú en seco, cepíllalo para eliminar los nudos y los pelos muertos.