Las instalaciones de inertización son aquellas instalaciones en el ámbito de la ingeniería ambiental que realizan estos procesos químicos.

Antes de pasar a hablar de en qué consisten estas instalaciones de inertización, creemos fundamental arrojar un poco de luz al concepto al que alude el título de este post, la inertización.

Así, ¿qué es la inertización?

Este es un término técnico propio de la ingeniería ambiental cuyo significado es mantener quieto o en estado de inactividad un residuo que tenga catalogación de peligroso sin que importe su estado. Puede ser líquido o sólido. La cuestión es que gracias a este proceso, el resultado es que se puede minimizar o desactivar su naturaleza peligrosa y hace posible su eliminación posterior.

Principalmente, los residuos que deberán ser «inertizados» serán aquellos que no sean recuperables y que se viertan a la red de los distintos desagües tras pasar por una planta de tratamiento que cumpla con todos los requisitos y normativas actuales en materia de medioambiente. También serán inertizados los que se encuentren en celdas habilitadas a tal efecto en depósitos de talud, ya que se someterán a un proceso que los haga menos peligrosos por la minimización de la movilidad química de sus compuestos.

¿Y las instalaciones de inertización? ¿Qué son?

Las instalaciones de inertización son aquellos complejos y centros en los que se lleva a cabo la inertización de los residuos químicos contaminantes. No es necesario decir, aunque lo hagamos, que estas instalaciones tienen obligatoriamente y por ley que contar con todas las garantías para realizar su «descontaminado» de forma segura para la población, así como cumplir con todas las exigencias que marca la ley vigente.

Las instalaciones de inertización cuentan con varias zonas:

  • Zona de romana
  • Zona de muestreo
  • Zona de Laboratorio
  • Depósito de residuos peligrosos
  • Depósito de residuos no peligrosos
  • Contenedor de seguridad de residuos altamente peligrosos.
  • Zona de almacenamiento temporal residuos corrosivo y tóxico.
  • Zona de almacenaje de inflamables
  • Zona de acumulación de envases
  • Zona de residuos para reciclaje
  • Zona de inertización química
  • Zona de descarga de residuos
  • Zona de tratamiento de lodos
  • Zona de piscina de decantación
  • Zona de evaporación solar
  • Otras instalaciones menores

En Arkam nos preocupamos mucho por lograr que los procesos y los trabajos que llevamos a cabo no sean en absoluto nocivos para el medioambiente, y por eso todo nuestro equipo está especialmente preparado y formado para hacerlo como marcan los cánones legales.