A pesar de que hay muchas personas que piensan que la lejía es un producto que no se puede mezclar con ningún otro producto de limpieza, esto tiene algunos matices.

A ver, es verdad que si hacemos combinación de algunos productos determinados, podemos tener problemas, como es el caso de la lejía y del amoniaco, cuya combinación genera unos vapores que pueden resultar realmente tóxicos y provocarnos algunos problemas de salud muy serios.

La cuestión es que a la hora de limpiar los suelos de nuestro hogar o de nuestra oficina hay que tener en cuenta que necesitamos un producto de calidad que los deje perfectos, como lo es cualquiera de los fregasuelos que puedas encontrar en nuestro catálogo, y sí, se puede mezclar lejía con fregasuelos en cantidades pequeñas.

Se puede mezclar lejía con fregasuelos, sobre todo, si estos son biodegradables

Tanto la lejía como el fregasuelos tienen unas características propias. Es verdad que los dos productos cumplen objetivos diferentes: la lejía desinfecta pero no hace las veces de limpiador (aunque exista la falsa creencia de que lo hace) y el fregasuelos limpia, pero no desinfecta. La combinación de ambos productos puede ser una buena solución para una higienización perfecta y completa de tus suelos, ya que la lejía unida al fregasuelos crea un líquido que aplicado a la superficie desinfecta el suelo eliminando bacterias y microorganismos al mismo tiempo que se limpia.

Además, nuestros fregasuelos biodegradables se eliminan fácilmente una vez aplicados, lo que también hace de la combinación un producto que no daña el medioambiente.

¿Ya lo has probado? ¿Qué tal ha sido el resultado? En caso de que no lo hayas probado, te animamos a que uses para esa combinación nuestros fregasuelos biodegradables.